martes, 4 de diciembre de 2012

CARLINA O CARDINCHA...PROTECCIÓN CONTRA LAS BRUJAS





Una antiquísima tradición ligada a la creencia popular claramente pagana, emparentada lejanamente con el culto al sol, se mantiene todavía en muchas de las viejas y nuevas casas del Pirineo Aragonés. Popularmente es conocido como un símbolo de protección de la Casa, que se corresponde con la costumbre y la tradición  del Pirineo. Se trata de una planta (muy común en la montaña aragonesa) denominada carlina (también le llaman cardo solar) . Colgada o clavada sobre las puertas de las Casas, de las bordas, de las pardinas y de los establos, su función esotérica es evidente: proteger a estas edificaciones  y a sus moradores de los males.




La tradición no sólo opera sobre las Casas viejas, antiguas construcciones o edificios con uso ganadero o agrícola. Como podemos observar en las fotos, por el tipo de puerta, también las nuevas edificaciones son objeto de esta protección contra los males.




Que se trata de un símbolo con antecedentes paganos es más que evidente. Que puede referirse al antiguo culto al sol, lo dice la propia forma de la carlina abierta (parece claramente este astro, ligado siempre a la vida y a la fecundidad). Y ése es precisamente el arma que utiliza la carlina para evitar que los malos espíritus o las brujas entren en las Casa: su esplendor, propio del sol, ciega. Y además, está compuesta por una gran número de pelos o de pinchitos, que hacen que las brujas no se atrevan a pasar a su lado. Las que osaban hacerlo se enganchaban y debían estar a la madrugada quitándose estos incómodos apéndices de la planta de su ropa. Así se conseguía llegar al alba, y la bruja no conseguía su cometido.





La carlina en aragonés se conoce como  "cardincha" y muy localmente como "cardo de bruxas", y tiempos atrás fue utilizada como medida similar a un antibiótico por su aceite, laxante o diurético. Hoy ni se usa ni se recomienda su uso medicinal. Incluso hay quien le atribuía efectos afrodisíacos en agua destilada...Sinceramente, yo solo recomiendo su función ornamental (es muy bonita) y seguir la tradición para defender a nuestra familia, a nuestra casa, de los malos espíritus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario